Karla Picard, ganadora de Desde Cero Challenge

Karla Picard es una atleta de alto rendimiento. Aunque durante mucho tiempo de su vida el ejercicio fue como una montaña rusa, desde abril entrena frecuentemente. Ganó Desde Cero Challenge y esa fue su motivación para tomarlo más en serio (ya no sólo como hobby de fin de semana) y entrenar de 1 a 2 horas diarias.

Desde Cero Challenge

Hace 2 meses Veracruz fue sede de Desde Cero Challenge, un reto de montaña que llevó a los participantes de 0 a 5,100 metros sobre el nivel del mar (MSNM)  en un par de días. La ruta fue de Chachalacas al glaciar del Pico de Orizaba y se hicieron 207 kilómetros en bici de ruta, 18 en trail run y 3 en hiking

Karla se preparó con cuatro meses de anticipación. Su objetivo personal era ir contra la barredora, este vehículo que recoge a los rezagados de las carreras, pero sorprendentemente -incluso para ella- ganó: el primer día hizo un tiempo de 8 horas 30 minutos y el segundo uno de 4 horas. Al sumar, hizo el menor tiempo para completar los 228 kilómetros totales. 

Ambos días utilizó nuestro desodorante de lavanda y toronja, un must en su día a día.

La transición hacia lo natural

Debido a esta idea de que los desodorantes para hombre son más fuertes por sus fórmulas efectivas centradas en los pHs más ácidos, cuando Karla comenzó a hacer mucho ejercicio y a sudar y sudar, se decidió por un antitranspirante común en los hombres. Sentía cómo sus poros se tapaban, pero sabía que era lo que le iba a funcionar para no oler mal. A veces ensuciaba su ropa y se quedaban las manchas, pero aprendió a vivir con ello.

Intentó con varias marcas naturales pero ninguna le funcionaba. De pronto Remedios del Bosque se atravesó en su camino y quiso darle una oportunidad a nuestros desodorantes. Lo primero que sintió al usarlo fue frescura; ya no la plasta del spray que se quedaba en sus axilas.

Poco tiempo después, sin buscarlo, hizo una prueba de fuego. Confundió el mist con el desodorante por el parecido de los frascos y notó un poco más de sudor. No olía mal, pero sentía las gotas escurrir. Pensó que, como las otras marcas, Remedios no estaba dando el ancho. 

Cuando se dio cuenta del error y regresó al desodorante 100% notó la diferencia: transpiraba, lo cual le gusta, pero siempre olía bien. Se sentía libre. Ahí se dio cuenta que lo natural funciona, que “sí sirve, sí se puede y sí es real”.

El desodorante favorito de Karla es el de lavanda con toronja. Lleva más o menos nueve meses usándolo y no lo cambia por nada. Asegura que no volvería a usar un antitranspirante. Le preguntamos por qué le gusta y si lo recomienda, y nos dijo que además de que es natural y hace la chamba, le encanta porque es mexicano y por su envase que puede llevar a todos lados. Es “muy fresco, una delicia para la piel y con un olor riquísimo”. Además no mancha ni maltrata la ropa.

Usa tres pomps y siente el efecto entre 6 y 7 horas, por lo que máximo necesita reaplicar dos veces. Pero eso cambiará: recientemente reformulamos esta joya. Los malos olores que nuestro cuerpo produce son el resultado de la mezcla entre ácidos grasos y microorganismos presentes de manera natural en la microbiota. Ajustamos el pH de la fórmula hacia lo alcalino con la intención de balancear la acidez presente en las axilas y contrarrestar la presencia de bacterias por más tiempo. La durabilidad de nuestros nuevos desodorantes es mejor y mucho más efectiva.

El próximo reto de Karla es el medio Ironman 70.3 que tendrá lugar el próximo 6 de noviembre en Los Cabos, Baja California. Se está preparando para nadar, correr y rodar, y volver a romper sus expectativas. 

Si quieres conocer más sobre nuestros desodorantes da clic AQUÍ.
You have successfully subscribed!
This email has been registered