Acné, la manifestación más común del desbalance

Acné, la manifestación más común del desbalance

Empecemos diciendo que el acné es una condición inflamatoria de la piel que causa comedones. Las glándulas sebáceas del cuerpo se obstruyen provocando brotes frecuentes de espinillas, granos, barros y protuberancias que comúnmente dejan marcas o manchas en las zonas afectadas.

El tema es que la grasa y las células muertas acumuladas en los folículos pilosos tapan la piel, por lo que los poros no pueden cumplir su función de mantenerla limpia y al contrario, acumulan bacterias. Esto genera que el acné se asocie con la higiene, y aunque sí es un punto importante, no siempre es el principal. Hay veces que la tendencia acnéica tiene que ver más con temas hormonales, emocionales o de alimentación.

Sea como sea, el acné es un desbalance que pide ser escuchado y atendido. Es importante aprender a escuchar todos los niveles de nuestro cuerpo para darles lo que necesitan y ser capaces de regresarles el equilibrio. Y aunque los temas internos pueden ser poco más tardados, podemos sin duda empezar por el cuidado de la piel.

La importancia de los astringentes

Los astringentes tienen propiedades antisépticas que permiten mantener limpia la cara. Ayudan a prevenir, controlar y reducir los brotes, y con la secreción de sebo. Gracias a su mecanismo de acción la piel se tensa, haciendo que los poros se cierren y disminuyan en apariencia.

Algunos de los astringentes naturales más conocidos son el té verde, el árbol del té, el carbón activado y el aloe vera. En nuestra línea para cara podrás encontrar el tónico astringente, un spray con agentes antisépticos adicionados con antioxidantes, calmantes e hidratantes que dejarán tu piel increíble.

Los ingredientes principales son el té verde y el aloe vera. También contiene hamamelis, ácido salicílico y sulfato de zinc. Hidrata, humecta, cierra los poros, reduce el brillo y matifica sin acartonar. Además, deja tu cara lista para seguir con tu rutina. 

Complementa tu rutina

La piel se renueva aproximadamente cada 21 días y generalmente refleja lo que está pasando en nuestro interior. Además de poner especial atención en los productos que utilizamos tópicamente, es importante entender lo que pasa en todo nuestro cuerpo para relacionarlo con las manifestaciones cutáneas. 

Por mientras, te dejamos una lista de todos los productos que pueden ayudarte con la limpieza, la producción de grasa, la reducción de poros y a revertir el tema de manchas.

  • Jabón Detox: Tiene dos astringentes por excelencia: carbón activado y árbol del té. En conjunto logran desintoxicar tu cara, pues eliminan los patógenos externos.
  • Mascarilla: Limpia profundamente los poros a la vez que promueve la regeneración celular. 
  • Sérum Vitamina C: Además de ayudarte con la producción de grasa, el ácido ascórbico es increíble para las manchas, pues influye directamente en el proceso de despigmentación.
La cereza del pastel está en nuestro tónico astringente, que como ya dijimos tiene ingredientes con propiedades que ayudan directamente con los brotes y la hidratación necesaria para no producir grasa en exceso. Puedes conocer más de este must AQUÍ.