Una rutina para cada tipo de piel

Una rutina para cada tipo de piel

El primer paso para poder tener la rutina ideal es conocer nuestro tipo de piel. A grandes rasgos podemos contarte que hay tres tipos: seca, mixta y grasa. Nosotras agregamos una más, puesto que consideramos que debido a su condición es necesario categorizarla aparte: la sensible.

La piel seca se caracteriza por sentirse acartonada y verse opaca o con parches de resequedad; la grasa, por brillar y tener los poros abiertos. La piel mixta es una combinación de las anteriores: en la zona T (frente, nariz y mentón) hay grasa, mientras que en el resto de la cara podemos encontrar resequedad. Sin importar si tu piel es seca, mixta o grasa puede ser sensible y eso se caracteriza por irritarse con facilidad.

La rutina ideal

Para poder elaborar nuestra rutina es muy importante saber cuál es nuestro tipo de piel y, además, cuáles son sus necesidades específicas. Si quieres estar segura te invitamos a responder el quiz que hicimos dando clic AQUÍ.

Ya hemos hablado de que las necesidades de nuestra piel son distintas en el día y en la noche. En el día queremos enfocarnos en la protección, mientras que en la noche, cuando se da el proceso de regeneración celular, queremos centrarnos en la reparación y en la nutrición.

En las rutinas que tenemos disponibles están todos los productos necesarios para cubrir ambas necesidades, para poder tener productos a.m. y p.m.. Todas cuentan con jabón, mist,  protector solar y mascarilla porque limpiar, hidratar,  proteger y nutrir es indispensable para todas las pieles: el jabón es muy gentil , el tónico calmante, el bloqueador no deja sensación grasosa ni residuos blancos y la mascarilla está hecha a base de aceites llenos de proteína vegetal.

Para la piel seca incluimos la crema de ácido hialurónico, cuya densidad es perfecta para humectar a profundidad y retener el agua en la epidermis. Para la piel mixta o grasa, por el contrario, añadimos el tónico astringente que ayudará a mantener los poros limpios y la cara matificada. En la piel sensible encontrarás además el óleo básico, un suero con moringa perfecto para hidratar y calmar pieles con rosácea, psoriasis o eczema.

 

Nuestros kits

Cada piel es única y diferente, por lo que puede llegar a tener necesidades muy específicas. Al llevar a cabo nuestras rutinas podremos ir identificándolas, lo que nos llevará a hacer uso de otros productos que refuercen el tratamiento específico de nuestros requerimientos. Por ello es que tenemos kits enfocados en cuestiones específicas: 

  • Clásico: kit minimalista perfecto para cuidar la piel de manera simple y clásica. Es ideal para adentrarse al mundo del skincare.
  • Básico: enfocado en los productos básicos de cuidado personal, este kit contiene productos para el cabello libres de sulfatos y siliconas.
  • Único: como el básico, este kit tiene fórmulas libres de tóxicos enfocadas para el cuerpo. Se trata de un jabón líquido y una crema corporal sin
  • Regenerativo: se centra en estimular la regeneración celular y lograr el balance.
  • Antioxidante: como su nombre lo dice, este kit está lleno de productos hechos con plantas ricas en antioxidantes. Es la mejor opción para proteger tu piel de la contaminación, la radiación y del estrés oxidativo que envejece tus células.
  • Glow: aporta brillo y luminosidad.

Recuerda siempre escuchar tu piel para conectar con ella y entenderla: conocerla y saber qué necesita te permitirá brindarle los nutrientes que te pide. Si tienes dudas o necesitas recomendaciones no dudes en escribirnos a nuestras redes sociales. Si ya sabes qué ordenar para consentir y cuidar tu piel o quieres conocer todos nuestros kits haz clic AQUÍ.

 

Categorías