TU CARRITO


Precio
CANTIDAD

TOTAL

$ 0.00 Actualizar Carrito

Precio no incluye entrega.

La base para tener una piel radiante

Todo en nuestro cuerpo esta conectado, desde lo que comemos, pensamos y sentimos.

Para tener una piel sana, es muy importante tener rutinas sanas de alimentación, de movernos o ejercitarnos y de limpieza diaria. 

La alimentación forma una base importante, ya que cuando tenemos piel grasa, podemos identificar que alimento con grasas naturales hace que generemos más grasa en nuestra piel obstruyendo los poros. Por ejemplo, chocolate, lácteos, cacahuates, entre otros.

Es importante tener un balance, tomar mucha agua, ejercitarnos y descansar.

Limpieza

La limpieza y la rutina son la base para una piel radiante. Las impurezas pueden causar granitos y obstruir los poros. Mucha gente no sabe lo dañino que puede ser limpiar en exceso, o frotarla muy fuerte o agresivamente. Los jabones exfoliantes o exfoliantes pueden llegar a ser agresivos para la cara, ya que pueden quitar la protección natural de la piel, lo que resulta en piel seca, irritada; o con signos prematuros de envejecimiento.

Nuestra Leche hidratante y limpiadora cumple una función importante, limpia maquillaje e impurezas de la contaminación y el polvo, desinflama la piel, y la hidrata. Después de limpiar y lavar tu cara con solo agua o con tu jabón favorito, puedes aplicar 3 veces por semana nuestra Mascarilla Antioxidante y Purificadora, la puedes activar con Gel regenerador y cicatrizante de Aloe vera y agua para mejores resultados.

Aplicación

Es muy importante la aplicación. No hay que tallar como si estuviéramos limpiando un piso sucio, seamos suaves y gentiles con nuestra piel, la manera correcta de aplicar la mezcla de mascarilla es hacer una capa en la piel e ir presionando suavemente con la punta de los dedos y dejar actuar por 8 min. Después remover suavemente con abundante agua tibia-fría.  Esto le permitirá a nuestra piel mantenerse limpia y renovarse.